‘The World Is Not Enough’ una cinta de Bond con mucha personalidad

Como es costumbre seguimos analizando las películas de James Bond. Hoy el turno es para la cinta de 1999, ‘The World Is Not Enough’, el tercer filme protagonizado por el actor irlandés Pierce Brosnan. Rescatamos la crítica de esta película de Bond, gracias al esfuerzo realizado por la página argentina SSSM, portal especializado en el personaje de Ian Fleming.

Ficha técnica

Gran Bretaña / EE.UU, 1999: Pierce Brosnan (James Bond), Sophie Marceau (Elektra King), Robert Carlyle (Victor ‘Renard’ Zokas), Denise Richards (Dr. Christmas Jones), Robbie Coltrane (Valentin Dmitrovich Zukovsky), Judi Dench (M), Desmond Llewelyn (Q), John Cleese (R), Maria Grazia Cucinotta (Julietta the Cigar Girl), Samantha Bond (Miss Moneypenny), Michael Kitchen (Bill Tanner), Colin Salmon (Charles Robinson), Goldie (Bullion), David Calder (Sir Robert King)

Director: Michael Apted – Guion: Robert Wade – Música: David Arnold – Canción del título: Garbage – Fotografía: Adrian Biddle – Montaje: Jim Clark – Efectos especiales: Cinesite Ltd. – Productores: Barbara Broccoli y Michael G. Wilson

128 min, rating PG 13, Color

Sinopsis

Bond recupera en España unos informes secretos así como una valija con dinero perteneciente a Sir Robert King. Pero todo resulta ser una trampa, y el maletín es una bomba que explota y termina por matar a King. Todas las señales indican que el terrorista Renard es el culpable, y es el mismo que años atrás secuestrara a la hija del millonario, Elektra King. 007 es enviado a custodiar a la flamante heredera y terminará involucrado con ella. Pero poco a poco Bond comenzará a descubrir que las cosas no son lo que parecen, y que Renard es un aliado oculto en una operación casi suicida de venganza y expansión del imperio petrolero de Elektra, quien desea cobrarse revancha por haber sido utilizada por los servicios secretos británicos para ser la carnada y atrapar al terrorista.

Aciertos

Uno de los mas grandes aciertos del relanzamiento de la serie, fue la de elegir directores ajenos a la serie; creativos que aportaran una nueva visión a la saga que – hasta la era Dalton – comenzaba a mostrar signos de decadencia y desgaste. No es un enfoque nuevo, de hecho sigue un lineamiento similar a la serie Alien, donde incluso han acudido al llamado directores de arte o cineastas “autores”.

Michael Apted

En el caso que nos ocupa, el llamado fue hecho a Michael Apted. Un director inusual para un blockbuster de acción como suele ser los típicos filmes 007. Su legajo incluye thrillers como Gorky Park (1983), Gorillas in the Mist (1988), Thunderheart (1992), Nell (1994), Blink (1994) y Extreme Measures (1996), y es un cineasta especializado en desarrollo de personajes y caracteres. Un gran signo de interrogación surgió en la comunidad de fans, hasta que las dudas fueron resueltas con el estreno de la película.

Compleja

Porque The World Is Not Enough es un filme basado en desarrollo de personalidades. Tiene la parafernalia Bond clásica, pero los papeles cuentan con una mayor complejidad sicológica de lo habitual en estos filmes, incluso en la serie – quizás desde la época de On Her Majesty´s Secret Service– . No solo es compleja la relación Bond – Elektra (por novedad, la primera villana de la serie), donde no se trata de un simple objeto decorativo sino de una mujer independiente, lastimada y con odios y rencores latentes, sino la relación Elektra – Renard. Víctima y secuestrador han desarrollado un lazo afectivo realmente bizarro que incluso tiene tintes propios de una relación sado masoquista (Renard que no siente dolor, Elektra mutilándose la oreja), y donde la indefensa víctima se transforma en victimario. 

Personajes construidos

A su vez, está Brosnan. El irlandés ya es dueño completo del papel, le da matices que ningún actor – salvo quizás Dalton en Licence to Kill – jamás le había dado, además de ser provocado y enfrentado en terrenos donde 007 generalmente reina, como es la alcoba. Es un film exquisito por la construcción de la historia,  por relaciones entre personajes, como la maternal (y carcomida por el remordimiento) M con Elektra, o incluso los reclamos de Bond a M sobre el manejo del secuestro de Elektra. No sólo hay realmente buenas perfomances, sino que incluso los caracteres habituales de la serie cobran una profundidad insospechada a estas alturas.

Tensión

Para el Servicio Secreto, es obvio que Renard está detrás de todo esto. El tema es el por qué. M se siente culpable porque Elektra fue torturada durante su secuestro y envía a Bond a protegerla. Y si bien los atentados siguen (como la persecución sobre hielo), 007 comienza a descubrir que empleados de Elektra mantienen relación con Renard, y que éste planea robar una ojiva nuclear de silos misilísticos rusos que se encuentran en pleno desarme.

El villano

Si bien Renard es una persona disminuida físicamente – porque una bala desciende por su columna vertebral y lo va matando, mientras que le suprime los impulsos nerviosos, carece de dolor y se vuelve más fuerte – , Carlyle no es adecuado para el rol. Se vé demasiado flaco y pequeño, carente de presencia incluso cuando figura al lado de Brosnan. Tampoco su voz impostada expele toda la maldad que el personaje debiera; es como que queda a medias, correcto pero sin destacar. 

Elektra- Renard

Así mismo la relación Elektra – Renard no termina de ser clara. ¿En qué momento se dieron vuelta los papeles?. ¿Cómo Elektra llega a dominar / enamorar a Renard?.Si Elektra es la maldad en persona, Marceau transpira poco de lo que debería ser. La actriz se desempeña muy bien mientras su personaje se mueve entre dudas y temores, pero cuando devela su verdadera faz, carece de fuerza. Incluso cuando 007 la persigue en el climax del filme, su supuesta locura roza ligeramente lo ridículo. Al igual de Carlyle, llega a lo correcto, pero no destila ni locura ni odio ni toda la villanía que exige el papel. Posiblemente porque el director prefiere un enfoque más realista, apuntando a la bizarra historia de amor entre la heredera y el terrorista más que a la villanía caricaturesca que podría haber resultado en manos de otro cineasta.

‘The World Is Not Enough’

En otros ámbitos, el filme también muestra debilidades. Denise Richards es una actriz que acá figura como elemento decorativo – una impensable especialista nuclear -, y se engancha a la historia con el único sentido de darle a Bond una mujer a quien besar al final de la película. Y Robbie Coltrane vuelve de su personaje de Goldeneye, como un Deus Ex Machina que provee información, servicios y medios a amigos y enemigos por igual. ¡ Ah !, y es la despedida del veterano Llewelyn como Q, pasando la posta a John Cleese, que brilla poco aquí.

Conclusión

Sobre la parte técnica, David Arnold regresa con una buena partitura, aunque algo estridente. Y el filme es de buena calidad, los villanos están ok, aunque son algo blandos. Es una película que desarrolla con bastante profundidad la personalidad de los personajes, algo inusual para la serie.

Escenas del filme

 

Top
A %d blogueros les gusta esto: