SIETE CABEZAS: suspenso sicológico con talento colombiano

Artículo escrito para el periódico El Mundo

FICHA TÉCNICA

Dirección: Jaime Osorio Márquez Guion: Jaime Osorio Márquez Reparto: Alexander Betancur, Valentina Gómez, Philppe Legler, Andrés Castañeda, Carlos Mariño Música: Camilo Sanabria Fotografía: David Gallego

Jaime Osorio Márquez nos entrega otra película digna de apreciar… en el 2011 tuvimos el placer de ver su opera prima “El Páramo” y este año, llega su nueva película, hoy en cartelera, “Siete Cabezas”. Una cinta inquietante, que a medida que pasan los minutos, el suspenso sicológico crece y el espectador quiere saber que va pasar en cada escena de la misma.

La película tiene grandes aciertos, que por momentos incomodan al espectador, y es intuir ¿qué va a pasar con Marcos, los biólogos Camila y Leonardo? Y eso se logra a través del guion, perfectamente construido que nos va mostrando la naturaleza física y sicológica de cada personaje. Y para hacerlo como el director quiere, utiliza un elemento muy importante en el cine y es la fotografía.

El trabajo de David Gallego resalta, porque desde el primer minuto, uno se va adentrando en la película, haciendo que el espectador se involucre más con la cámara al hombro que aparece mucho detrás de los personajes, cuando se desplazan por el páramo de Chingaza para entender qué está ocurriendo con la muerte de los pájaros, los peces y otros animales de la región.

La película fue rodada en catorce días, un tiempo récord para cualquier producción cinematográfica y fue la primera cinta que se autorizó a grabar en ese maravilloso Parque Nacional ubicado en la cordillera oriental de Los Andes. Y el filme magnifica esos paisajes fríos y desolados, como los personajes, especialmente Marcos, un guardabosque retraído, distanciado de las demás personas y con una enfermedad que resurge nuevamente con la aparición de los biólogos Camila y Leonardo, una pareja que esperan un bebé de apenas cinco meses y toda su relación se complica de una manera frenética en la cinta.

Su director basó su película en el relato del Apocalipsis y la lucha del bien contra el mal que se ve reflejado en Marcos que pelea en su cerebro de manera insistentemente en controlar su enfermedad, y una de las maneras es la autoflagelación, como un indicio de no reconocer sus extremidades como parte vital del cuerpo.

La cinta tiene un suspenso sicológico que va envolviendo a los espectadores con los comportamientos y los tres personajes, especialmente Marcos, y nos pone a pensar, que podemos hacer en nuestro país, cine de otros géneros a la comedia, y que tenemos un potosí lleno de buenas historias para seguir yendo a cine y ver la buena calidad de sus directores.

TRÁILER

Porducción de Jaime Osorio Crédito: Black Velvet Fotógrafo:

Comentarios

Comentarios

Top
A %d blogueros les gusta esto: