Sábados de espías: ‘El Ángel Con Los Puños De Hierro’ (1966)

Hong Kong es el paraíso del cine de artes marciales y en los sesenta quisieron diversificar un poco sus productos, subiéndose al género de espías que era el furor de moda desde 1964 cuando James Bond arrasó las taquillas de todo el mundo con Goldfinger. El resultado final fue ‘El Ángel con los Puños de Hierro’, película que proviene de la factoría de los hermanos Shaw y que tendría una secuela dos años más tarde con ‘El Ángel Ataca de Nuevo’.

Ficha Técnica

Hong Kong, 1966: Lily Ho (Luo Na / Ai Si / agente 009), Fanny Fan (Dolly / B1), Tina Chin-Fei (líder de los Ángeles de la Oscuridad), Ching Tang (Tieh Hu / C7), Wei Lo (inspector de policía)

Director: Wei Lo – Guion: Wei Shih

La historia

El servicio secreto de Hong Kong ha perdido uno de sus más valiosos agentes a manos de los Ángeles de la Oscuridad – una implacable banda de contrabandistas de diamantes – y ha decidido llamar a su operativo más experto, la agente 009 Ai Si. La chica se hará pasar por la hija de un capo mafioso – encerrado actualmente en prisión – para contactar a los criminales e infiltrarse en su organización. El plan parece ir sobre ruedas hasta que descubre que el mafioso ha logrado escaparse y se dirige de regreso a la base de los Ángeles de la Oscuridad. Ahora es cuestión de tiempo de que la fachada de Ai Si vuele por los aires, a menos de que la agente secreto logre anticiparse a la movida.

El Ángel con los Puños de Hierro’

En sí, ‘Angel With the Iron Fists’ no deja de ser un policial standard, camuflado de sofisticada intriga de espionaje. Ai Si podría ser una simple detective, y los malos de turno podrían tener una oficina de trabajo vulgar y silvestre sino fuera porque el libreto se esfuerza en bondizar la historia, insertando ostentosas guaridas secretas, legiones de guardias uniformados y gadgets de relativa utilidad. Aún así, uno termina por agradecer de que ésta no sea otra intriga típica de secretos de estado u otro loco que quiere dominar al mundo, algo demasiado común en el cine de euro espías y en toda la camada de imitadores Bond que inundaron el globo a finales de los años 60.

Producción

Muchos han tachado al filme como una copia mediocre de 007 made in Hong Kong, lo cual es inmerecido. Esta es una rutina serie B, ni más ni menos, hecha de manera competente. La fotografía es impecable, los escenarios naturales son excelentes, y la historia se deja ver. Incluso el libreto inserta un par de cómics bastante malos pero que duran menos de dos minutos en pantalla, y que resultan ser fachadas de agentes aliados para llamar la atención del público y permitirle a la protagonista escaparse o pasar algún dato secreto.

Trama

Es cierto que el guión a veces inserta con calzador argumentos que ni se molesta en explicar – la agente se hace pasar como la hija adoptiva de “el hombre calvo” (un capo mafia preso), pero el libreto omite dar detalles, e incluso cuando el hombre calvo va a ver a la líder de la banda criminal resulta algo indescifrable, ya que no se conocían (ni siquiera trabajaban juntos!), pero había que provocar el clímax de algún modo -, pero el argumento tiene algún que otro detalle sofisticado que ayuda a la cinta. La agente conoce a su contacto en la banda, éste se enamora de ella, y la antigua novia del sicario (que también es asesina) arma su propia intriga para enredar a la chica. La estafan con sus joyas, la obligan a ingresar a la organización, y allí descubrimos que los Ángeles de la Oscuridad tienen planes muy ambiciosos pero a su vez mucho más modestos y pragmáticos que otros criminales del género: no quieren chantajear al mundo con armas atómicas, solo quieren contrabandear diamantes, desarrollar drogas extremadamente adictivas y traficar armas (quien dice, sólo les importa la plata). La líder de la banda es inteligente y mala, y funciona muy bien como villana de turno.

La acción

Por supuesto hay detalles que restan puntos. Las peleas se hacen eternas y no son muy excitantes. La protagonista es muy bonita pero también es muy floja para actuar y no tiene carisma. El logo de los Ángeles de la Oscuridad es bastante ridículo. La película roba literalmente fragmentos enteros de música de otras películas (incluso de las de James Bond!), lo cual es clásico en el cine de Hong Kong (y eso que ésta es una superproducción con miras a disparar una saga exitosa en el mercado internacional). Pero el buen ritmo, los escenarios y el tono serio del filme ayudan a perdonarle esos detalles, con lo cual es prolija y moderadamente entretenida.

Conclusión

James Bond, versión femenina made in Hong Kong. Es muy lujosa para su época, aunque la protagonista tenga carisma cero y no sepa actuar. Hay buenos villanos y unas cuantas sorpresas, y resulta superior a lo que uno esperaba de un producto de esta naturaleza.

 

Top
A %d blogueros les gusta esto: