‘Quantum of Solace’: el segundo filme de Daniel Craig como James Bond

Como es costumbre, cada miércoles analizamos las películas de James Bond. Hoy el turno es para la cinta de 2006, ‘Quantum of Solace’, el segundo filme protagonizado por el actor británico Daniel Craig en su rol de 007. Rescatamos la crítica de esta película de Bond, gracias al esfuerzo realizado por la página argentina SSSM, portal especializado en el personaje de Ian Fleming.

Ficha técnica

Gran Bretaña, 2008: Intérpretes: Daniel Craig (James Bond), Olga Kurylenko (Camille), Mathieu Amalric (Dominic Greene), Judi Dench (M), Giancarlo Giannini (Mathis), Gemma Arterton (Strawberry Fields), Jeffrey Wright (Felix Leiter)

Director: Marc Forster – Guion: Joshua Zetumer, Paul Haggis, Neal Purvis y Robert Wade sobre el cuento de Ian Fleming Cantidad de Consuelo – Música: David Arnold.

La historia

Bond ha capturado al siniestro Mr. White, uno de los cerebros implicados en la accidentada misión de ‘Casino Royale’. En poder del Mi6, White revela que pertenece a una poderosa organización secreta conocida como Quantum, la que maneja influencias y secretos internacionales. Pero debido a la traición de dobles agentes, White logra escapar y Bond se lanza tras sus pasos. Sin embargo las pistas lo llevan hasta Dominic Greene, líder de una organización ecologista. Bond cree que Greene es uno de los cabecillas de Quantum, y que puede revelarle el paradero tanto de White. Pero el sendero de muerte que va dejando 007 a su paso alerta a Greene, quien posee intereses secretos en Bolivia y ve al agente secreto como una amenaza para sus planes.

Secuela

Quantum of Solace es el segundo filme de la era Craig, y una secuela directa de ‘Casino Royale’. Ya para esta altura no hay novelas de Ian Fleming para adaptar – ‘Casino Royale’ era la última que quedaba pendiente, y se había zafado del acuerdo inicial de derechos de los productores Albert Broccoli y Harry Saltzman a principios de los 60, por lo cual el libro siempre quedó en potestad de la Columbia Pictures -. Cuando Sony absorbió primero a la Columbia y después a la MGM / United Artists, Casino Royale quedó bajo el mismo techo que la EON (la productora de los filmes de James Bond), y aprovecharon la oportunidad para un relanzamiento de la serie.

‘Casino Royale’

Sin dudas Casino Royale es el mejor título de la saga Bond de los últimos 30 años; pero ahora el tema estaba en cómo mantener las mismas líneas sin material literario original de soporte. Como Casino Royale arrasó en la taquilla y fue alabada por el público y la crítica, los guionistas habituales de la saga – Neal Purvis y Robert Wade, sumando al recién llegado Paul Haggis – hicieron una secuela, algo que es inusual en la filmografía Bond. Aquí las cosas comienzan una hora después del climax de Casino Royale, y hay numerosos personajes que regresan – Mr. White, René Mathis, Felix Leiter, Vesper Lynd (en fotografías) -. Hay un fuerte sentido de la continuidad en todo el libreto, lo cual puede tomar desprevenido a aquellos que no han visto el filme anterior.

‘Quantum of Solace’

El nombre se toma nominalmente del título de un cuento de Ian Fleming incluido en el escrito de ‘Solo Para Sus Ojos’. La historia original trataba de una anécdota que escuchaba Bond en Jamaica de boca de un funcionario local acerca de un hombre que descubría que era engañado por su esposa, y preparaba una meticulosa venganza social contra ella. Nada de acción ni de espionaje. Tenemos a Bond en plena misión de venganza, y hay una chica (Camille) cuya familia ha sido masacrada por el general Medrano, un militar boliviano que se encuentra negociando con la gente de Quantum un regreso desde el exilio y un golpe de estado. 

Al estilo Bourne

En su aspecto formal, Quantum of Solace es un torbellino de acción sin límites. El director Marc Foster trajo a bordo al director de secuencias de acción de la saga Bourne, y eso se nota. La acción es brutal y desenfrenada, y ya no quedan dudas de que Daniel Craig es el 007 más sanguinario desde la época de Sean Connery. Aquí Bond liquida gente a mano limpia, contempla a sus víctimas cuando terminan de morirse sin que se le mueva un pelo, abandona cadáveres de amigos y enemigos como si fueran envases vacíos, y es un asesino implacable. Es un 007 mucho más duro que el de Ian Fleming, y mucho más temible que el ya visto en Casino Royale. Quizás el tema pase porque, en toda esa acción vertiginosa y esa brutalidad, Bond pierda bastante de su estilo y sea cada vez más parecido a Jason Bourne

La trama

En cuanto a la historia, es en realidad una venganza, y Bond se topa accidentalmente con Dominic Greene en su camino, lo cual lo convierte en la única pista a seguir. Desde un punto de vista realista, Greene es un hombre de negocios con los pies en la tierra, y no un mesiánico villano a lo ‘Goldfinger’, lo cual puede desilusionar a los fanáticos a ultranza. Quantum of Solace devela complejas intrigas políticas sobre intereses en recursos naturales, dobles agentes, empresarios rapaces y gobernantes corruptos. Es un enfoque mucho más realista que el usual de los filmes de 007, lo cual no significa que sea deslumbrante ni mucho menos fascinante. Quantum va tras el dinero y los medios que da el poder, no tras secuestrar bombas atómicas para amenazar al mundo. Si uno entiende que Greene es un medio por el cual 007 intenta acceder a los responsables de la muerte de Vesper, puede ver al filme de otra manera. Como villano de 007 es olvidable.

Un buen filme

Quantum of Solace es un buen filme, pero no un clásico. No está a la altura de Casino Royale. Es un viaje interior de 007, reconstruyendo su pérdida con la sangre de sus enemigos. No tiene villano potente, pero el hecho es que aquí Greene es sólo un accesorio de la historia. Es interesante, está bien actuada y es un thriller intenso. Daniel Craig sigue demostrando que es el 007 del siglo XXI de manera incuestionable. Lo que se le puede reprochar es que este Bond ha perdido algo de su cinismo transformándose en una máquina de matar, pero eso es culpa del guion. 

Conclusión

Historia algo rebuscada, villanos decepcionantes. Hay mucha acción, poco romance y falta algo de la carga emocional de ‘Casino Royale’ que el filme consigue de a ratos.

Top
A %d blogueros les gusta esto: