Dr. No el inicio de la saga Bond

FICHA TÉCNICA DR. NO

Gran Bretaña , 1962 : Sean Connery (James Bond), Joseph Wiseman (Dr. No), Jack Lord (Félix Leiter), Ursula Andress (Honey Rider), Bernard Lee (“M”), Lois Maxwell (Moneypenny), John Kitzmiller (Quarrel), Anthony Dawson (Professor Dent), Zena Marshall (Miss Taro)

Director : Terence Young – Productores : Harry Saltzman, Albert R. Broccoli – Guionistas : Richard Maibaum, Johanna Harwood y Berkley Mather, basada en la novela de Ian Fleming – Fotografía : Ted Moore – Musica compuesta por Monty Norman – Arreglos musicales de John Barry – Diseño de producción : Ken Adam

109 min, No rating, Color – 8/5/1963: estreno mundial en el Cine Astor, Nueva York.

SINOPSIS : El profesor Strangways, agente del servicio secreto británico, desaparece en Jamaica y James Bond es enviado a investigar. Tanto al llegar como durante su pesquisa, 007 escapa de numerosos atentados contra su vida. Todo parece indicar que en los círculos en que se mueve el agente británico está plagado de espías de algún tipo de organización secreta, que siguen paso a paso los avances de su investigación. Y 007 descubre que el profesor Strangways había descubierto piedras con alto componente radiactivo cerca de Crab Key, una misteriosa isla cercana al cual los nativos temen por creer que existe un dragón que devora a los intrusos. James Bond se embarcará junto con el local Quarrel a investigar el lugar, topándose con la nativa Honey Rider, que involuntariamente se sumará a la aventura. Y terminará por descubrir que Crab Key se encuentra regida por el misterioso Doctor No, que opera una radioestación construida por SPECTRE, y emite señales para derribar los lanzamientos de los cohetes espaciales norteamericanos.

COMIENZA LA HISTORIA DE JAMES BOND EN EL CINE

James Bond era el personaje que un escritor inglés había creado en una serie de novelas – pero de gran éxito comercial en Gran Bretaña – que mezclaban el espionaje clásico como elementos de ficción, algo inusual para la época y el género. El éxito de James Bond se limitaba a la isla británica, pero de a poco había comenzado a surcar el atlántico. Y hasta ese momento – 1962 – además de las novelas, 007 sólo había recibido adaptaciones en una popular serie de comics (de prolongada publicación y que aprovecharía el éxito de la serie cinematográfica en los 60 y 70), y en un programa de una hora del ciclo de CBS Climax Theatre con la puesta en pantalla de Casino Royale (1954), la primera obra de la serie.

El creador del personaje ciertamente compartía más de un perfil con su personaje, e incluso en varios aspectos parecía ser más fascinante su vida personal que la de 007. Ian Fleming había sido un agente secreto en la vida real, que había operado durante la segunda guerra mundial realizando tareas de espionaje contra los nazis en Europa. Don Juan, amante de la buena vida y conocedor tanto de los buenos vinos como de armas, Fleming había plasmado buena parte de fragmentos de su vida en Bond, que era su alter ego literario, nutriéndolo con bastantes elementos de ficción. Retirado de la actividad, se dedicó a escribir novelas en su chalet Goldeneye en Jamaica, de los cuales surgieron no sólo las obras de 007, sino otras como Chitty Chitty Bang Bang (un libro infantil) y Poppies Are Also Flowers, que serían llevadas al cine en plena euforia Bond pero con dispar éxito.

Broccoli y Saltzman decidieron unir fuerzas, aunque carecían de capital como para erigir una producción siquiera modesta sobre alguna de las novelas de Fleming. Pronto se reunirían con Arthur Krom, presidente de United Artists, que les daría un millón de dolares para su primer film Bond.

Dadas las condiciones extremas, el film debía resultar un éxito o bien los productores deberían dedicarse a otra actividad. Por ello es que la alianza de Broccoli y Saltzman se llamaría Everything or Nothing (Eon) (todo o nada en inglés), y sería la empresa que produciría el primer film sobre 007. Más tarde Broccoli y Saltzman crearían Danjaq (formado con los nombres de sus respectivas esposas, Dana y Jaqueline), que manejaría los derechos cinematográficos mientras Eon pasaba a controlar los derechos de imagen.

El casting; ciertamente hubo un acercamiento a Cary Grant, que se negó a hacer el papel, para alivio de los productores (su salario se hubiera llevado la mitad del capital de producción). Y mientras buscaban a alguien lindo, bueno y barato, la esposa de Broccoli le sugirió a su marido que viera a un actor escocés que había trabajado en la producción de Disney Darby O’Gill and the Little People (1959). Los productores hicieron una cita con Sean Connery, a la cual llegó tarde y se comportó con rudos modales… lo que terminó por encantar a Broccoli y Saltzman.

Sean Connery era un actor muy secundario en aquella época. Salvo apariciones menores o como galán de Lana Turner en Another Time, Another Place (1959), o como villano en Tarzan’s Greatest Adventure (del mismo año y con Gordon Scott como Tarzán), nunca se había destacado. Y al momento de elegirlo, Ian Fleming estaba en desacuerdo con la decisión, queriendo a Roger Moore (estrella de la novedosa serie The Saint, lanzada en 1962) o incluso a su primo Christopher Lee (que comenzaba su carrera en la Hammer interpretando a Drácula) en el papel.

Dadas estas condiciones se filmó Dr. No. Como otra supuesta leyenda atribuíble al film, el guión había tratado otra trama diferente con un millonario intentando volar el canal de Panamá y siendo su mascota – un simio – el que se llamaba Doctor No. Versiones ridículas que suelen correrse con el tiempo alrededor de un film importante.

Lo primero que lo relaciona con un film Bond es la presentación del cañon de arma (la escena de gunbarrel, como suele conocerse), con Bond caminando y disparando a la cámara. Es la primera creación de Maurice Binder para la serie, como identificativo del film, pero que traspone directamente a unos títulos hechos en animación que siguen el ritmo del tema de James Bond. Por supuesto, quien iba a imaginar en ese momento que de este film modesto iba a surgir una serie… y especialmente una que haría historia. Pero es un comienzo diferente para quienes seguimos la saga y vemos la película por primera vez.

Pero pasados los títulos, lo que encontramos es una historia que no difiere demasiado de cualquier film de espías de la época. Hay más violencia explícita de lo que era habitual para aquellos años (el asesinato de Strangways y secretaria, la muerte por incineración de Quarrel, o la memorable escena de Bond liquidando a sangre fría al Profesor Dent – que produjo todo un escándalo en su momento -). En las novelas – tal como el film – , Bond era un agente autorizado a matar. Pero uno que no era tan expeditivo como la interpretación de Connery (por el contrario, solía tener bastantes atribulaciones antes de cometer un asesinato). El escocés le da una dureza y frialdad al personaje al momento de pelear y ejecutar a sus enemigos que carecía su par literario. El perfil de 007 sería suavizado en las posteriores entregas, y dotado de cierto cinismo que aquí carece.

Ciertamente la interpretación de Bond / Connery aquí es diferente al resto de la serie. Es bastante prepotente, rudo y algo hosco. Carece de humor, y es más falible (y sufrido) de como lo conocemos hoy. Bond se encuentra realmente en peligro (la amenaza de la Viuda Negra, su travesía por las cañerías de la instalación del Dr. No) y es menos heroico que en otros films. Muchos dicen que la interpretación es mas fiel a la novela, cosa que no creo. En los libros, 007 es un personaje mal desarrollado, con muchos pensamientos y diálogos ridículos, con muchos prejuicios y bastantes dudas – Fleming desarrollaba mejor a los villanos – , y si quieren ver realmente como era James Bond para Fleming, no hay mejor escena que ejemplifique esto que la cena entre 007, Honey Rider y el Doctor No sobre el final de la película.

Como dijimos antes, muchos componentes – no todos – de la serie aún están en su infancia. Está la clásica reunión con M y Moneypenny, pero falta Q – recién lo veremos en From Russia With Love -, y en cambio aparece el Mayor Boothroyd, que sólo reemplaza a su Beretta por la clásica Walther PPK. Sin artefactos, todo se ve como un Bond pobre, especialmente cuando utiliza cabellos en los filos de las puertas y talco en las cerraduras de los maletines para saber si alguien revisó su cuarto.

También las mujeres que lo rodean no son gran cosa. No es una reunión de bellezas. La supuesta novia de Bond, Sylvia Trench, duraría este y el film siguiente (From Russia With Love), antes de abandonar la idea – incompatible para un mujeriego – de una relación permanente. No hay ninguna mujer bonita en el elenco, a excepción – claro está – de Ursula Andress, que es la Bond girl top por excelencia. Cuando 007 llega a Crab Key y se topa con esta pescadora de conchas marinas, es sin duda uno de los momentos más perdurables de la serie. Su salida del mar es de un magnetismo animal, y si bien Andress no es una buena actriz, le da suficiente presencia al personaje más allá de su rol decorativo.

FUENTE: www.sssm.org

TRÁILER

ESCENAS DE LA PELÍCULA

 

IMÁGENES DEL FILME

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

CARTELES DE LA PELÍCULA

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Comentarios

Comentarios

Top
A %d blogueros les gusta esto: