Crítica: ‘La vida misma’ es una canción

Artículo publicado hoy en el diario ADN de Medellín.

‘La vida misma’

El hilo conductor de ‘La vida misma’ es  el álbum ‘Time Out of Mind’ (1997) del veterano cantante Bob Dylan, de los cuales algunos de esos temas nos entrelazan en los cinco capítulos, la historia de varias generaciones de familias que a través del amor se conectan sin importar las distancias y los lugares.

Reparto

Y el escritor Dan Fogelman se pone nuevamente en el rol de director y nos entrega una película para disfrutar, lleno de figuras como Oscar Isaac, Antonio Banderas, Annette Bening, Olivia Wilde, Olivia Cooke, Mandy Patinkin y Laia Costa, que nos relata esas vivencias de amor y desamor, pero que de alguna manera se conectan con la historia de separación sentimental que vivía Dylan con su segunda pareja.

Las conexiones

Además, dos de esos relatos que hay en el filme, son las más sólidos en el contexto del argumento y en la definición de los personajes, la primera con una narración de Samuel L. Jackson, nos cuenta esa relación de Will (Isaac) y Aby (Wilde) y su asfixiante matrimonio en la espera de su primer hijo. De allí, pasamos a España, donde un millonario solitario (Banderas) asciende a uno de sus empleados como capataz…y por lo tanto, siguen las historias que se conectan de una manera u otra, a veces de una manera muy forzada.

Conclusión

En conclusión, ‘La vida misma’ es una película que le hace un homenaje al amor, a la familia, a las coincidencias de la vida, al cantautor Dylan y a sus composiciones.

Top
A %d blogueros les gusta esto: